Salario mínimo 2013 para Colombia

a6409c5965911aa5c90458a421ab3de8
El salario mínimo para el 2013 es de $589.500 según lo ha establecido el gobierno nacional mediante decreto 2738 de diciembre 28 de 2012. Este nuevo valor corresponde a un incremento del 4.02% con respecto al salario mínimo vigente para el 2012 que era de $566.700

Al artículo primero del referido decreto reza: “Fijar  a  partir  del  primero  (1°)  de  enero  de  2013,  como  Salario Mínimo  Legal  Mensual  para  los  trabajadores  de  los  sectores  urbano  y  rural,  la suma  de  QUINIENTOS  OCHENTA  Y  NUEVE  MIL  QUINIENTOS  PESOS ($589.500.00 m/cte) moneda corriente”.

El auxilio de transporte para el 2013 ha quedado en $70.500 según el decreto 2739 del 28 de diciembre de 2012.

La imagen corporativa para la microempresa

20130115-065651.jpg
Por: Eric Skoglund
La imagen en la actualidad es parte integral de nuestras vidas, se encuentra en todo lo que nos rodea, no solo en los ámbitos comerciales o de negocios, sino en cada estrato de nuestra existencia. En lo comercial los mensajes publicitarios nos bombardean continuamente a través de la gran cantidad de medios de comunicación que día a día se diversifican, usufructuando los avances en tencología.
Las micros y pequeñas empresas, antaño segregadas de toda práctica en el campo de la imagen, de un momento a otro, por causa de la globalización, se enfrentan a un panorama de competencia que ya no solo abarca los universos locales y regionales. Sin embargo, y a raíz de este repentino cambio, los dueños de microempresas han quedado a la deriva frente a un amplio abanico de proveedores y servicios de imagen que ciertamente son ajenos a su realidad cotidiana. Si bien muchos microempresarios comprenden que hoy en día el desarrollo de una identidad corporativa es esencial para la proyección posterior de una imagen determinada a sus cosumidores e inclusive al público en general, la realidad es que no existen servicios especializados para sus necesidades, que son distintas de las que puede tener una empresa de mayor alcance y dimensiones.
Es necesario entonces establecer una metodología adecuada para las microempresas, buscando con ello concientizar, tanto a los microempresarios de la importancia de desarrollar y gestionar adecuadamente la imagen en sus negocios, como a los especialistas para que podamos abordar los proyectos de este sector de forma más estratégica y eficiente. Desde luego que la tarea principal es adecuar la forma de intervención a este tipo de clientes, los cuales presentan cualidades y necesidades muy específicas a comparación de una empresa grande o incluso una mediana.
La intervención en la identidad de un sujeto empresarial, tiene como objeto la proyección consciente de una imagen a través de todos los recursos de comunicación con los que cuenta, pero también en los mensajes implícitos que transmite inconscientemente en sus actos y decisiones, y que por cierto muchas veces pesan más que aquellos que la empresa planea como tales. El ser institucional debe verse a sí mismo como una entidad integral de comunicación, que en el ejercicio cotidiano de sus facultades, actividades y responsabilidades suscritas a su giro u ocupación, lleva implícita una dimensión comunicacional que impacta necesaria e ineludiblemente tanto a los públicos internos como a los externos.
La imagen se moldea en los sujetos que perciben el ser insitucional; la identidad gráfica se convierte entonces en depositaria de la experiencia real del sujeto en cuestión. En ella se vierte la realidad operativa de la empresa, de modo que el sujeto liga permanentemente sus experiencias en la interacción con la empresa a su identidad gráfica, y cada vez que la contempla, a su mente vuelven los recuerdos vívidos de cada una de esas experiencias, sean afortunadas o desafortunadas por igual. Cuando los sujetos institucionales comprenden la importancia de la identidad visual, entienden también que la imagen no sucede solo en torno a un logo y sus diversas aplicaciones, sino que verdaderamente todo ello se liga a la otra cara de la imagen, que no es otra cosa que la propia realidad de la empresa o de la marca. La imagen no es solo una herramienta de la empresa, sino parte integral de su propia realidad cotidiana.
Desde luego la dimensión y el giro de la empresa son factores completamente ajenos al hecho mismo de la comunicación, por ello las Pymes1 no deben calificarse como marginales a esta dimensión de su realidad operativa. Es imprescindible insistir en que la imagen corporativa no es un hecho que se limite a la factura de un logo o un repertorio más o menos amplio de aplicaciones, pues en semejante concepción se deja de lado la verdadera dimensión integral que la comporta. Gestionarla no es tarea sencilla, requiere de una estrategia bien desarrollada y por supuesto, implementada y supervisada durante su misma aplicación. Pero ciertamente no porque la tarea se antoje complicada para el microempresario, se debe claudicar. México es una nación que está compuesta por más unidades microempresariales que por grandes empresas transnacionales. Estas microempresas cada vez con más frecuencia se integran a través de la red a un mercado global inmensamente competitivo, el cual demanda la implementación de estrategias de imagen y comunicación de primer mundo; y cuando digo «primer mundo» me refiero a empresas de otros países desarrollados que manejan cotidianamente programas integrales de imagen y comunicación, y que lo hacen allende de su giro, alcance y dimensiones. Es todo un desafío, pero es una realidad que ya no se puede ni se debe desestimar.
La evolución de los universos de la imagen, la comunicación, la publicidad y las relaciones públicas entre otros, son hechos que demandan una mayor calidad en los procesos por los cuales se desarrollan herramientas comunicacionales. Ya no se trata de ser hacer publicidad espectacular, por ejemplo, ni siquiera muchas veces se trata de ser el primero o el único en la mente del consumidor. Más bien de ocupar una posición bien diferenciada, de cubrir de forma precisa necesidades o deseos de un mercado específico. La imagen es la llave para sostener esa posición, la clave está en su correcta creación y su adecuada gestión. La microempresa es parte también del mercado y se desarrolla hombro a hombro en los universos comercial e industrial, tanto con otras microempresas como también con los grandes corporativos globales, compitiendo en tanto por sostener el posicionamiento en la mente del consumidor.

Reforma tributaria en Colombia busca bajar costos laborales

La tributaria baja costos laborales

Si usted gana menos de 2 millones 300 mil pesos al mes no pagará el impuesto de renta. Esta es una de las apuestas del proyecto de reforma tributaria que presentó ayer el Gobierno para acabar con la inequidad en Colombia, el séptimo país más desigual del mundo, según el Banco Mundial.

En el país solo 1,1 millones de ciudadanos declaran renta, de un total de 4,6 millones que la pagan. Actualmente, 3,5 millones de personas cancelan tarifas efectivas de cerca de 6 por ciento, vía retenciones, mientras que los de mayores ingresos tienen tarifas efectivas de alrededor de 5 por ciento.

Esta situación cambiará. Con la reforma que entra a debate en el Congreso se implementará el Impuesto Mínimo Alternativo (Imán), el cual busca que a partir de los 2,3 millones de pesos de salario se pague una tarifa progresiva hasta 5 por ciento para los sueldos de 8 millones de pesos. Por encima de ese monto, se pagará una tarifa que escala hasta el 15 por ciento que se aplica desde los 25 millones de pesos mensuales.

A pesar de que sí se aumentan las tarifas, los contribuyentes podrán seguir gozando de los beneficios tributarios; sin embargo, algunos tendrán modificaciones, como en el de las cuentas de Ahorro y Fomento a la Construcción (AFC), que tendrán un tope de hasta 100 millones de pesos al año.

Sigue la tarifa del 33%
El otro objetivo clave de la reforma es la generación de empleo formal. Colombia tiene los costos laborales más altos de América Latina, lo que incentivo la informalidad, que según cálculos del ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría , asciende al 66 por ciento.

El proyecto de reforma pretende reducir los aportes laborales del 29,5 al 16 por ciento . El Icbf, el Sena y la salud serán financiados mediante un tributo que se pondrá a las utilidades de las empresas.

La tarifa del impuesto de renta a personas jurídicas seguirá en 33 por ciento, pero se dividirá en dos: 25 por ciento va al impuesto ordinario, y un 8 por ciento corresponde al Impuesto para la Equidad (IE). Este tributo se reparte entre el Icbf (2,2 por ciento), el Sena (1,4), y aportes en salud (4,4).

Un empleador que contrate una persona que devengue menos de 6 millones de pesos mensuales, ya no tendrá que hacer aportes al Icbf, Sena y a la salud, sino que pagará un nuevo impuesto: el IE. Con cargo a él se cubrirá el costo de esas entidades.

De esta manera, la carga que hoy lleva la nómina pasa a ser un gravamen a las utilidades, permitiéndoles a los sectores intensivos en trabajo, crear más puestos formales. “Al reducir los impuestos a la nómina vamos a estimular a las empresas a contratar más mano de obra, a contratar empleo formal”, dijo.

Sin IVA a los restaurantes
Como ya dijo el Ministro, se reducirán de siete a tres las tarifas del IVA, el mayor impuesto al consumo que se recauda. La canasta familiar seguirá siendo exenta, es decir, con la tarifa del cero por ciento.

Los restaurantes serán otros de los beneficiados con la reforma. A todos se les elimina el IVA de 16 por ciento y se les crea un impuesto al consumo de 7 por ciento, con el fin de acabar con la evasión en este sector.

Los insumos de las cadenas productivas agropecuarias pasarán del 16 al 5 por ciento, para aliviar la carga de impuestos pagados que deban ser cobrados por la empresa y se le permite descontar su pago del impuesto de renta. Esto elimina la figura de devolución en efectivo y mejora el flujo de caja de las compañías.

Además se crea un impuesto al consumo de lujo para bienes que hoy se les cobra IVA del 20, 25 y 35 por ciento. Es decir que los vehículos, con tarifas actuales entre el 20 y el 35 por ciento, se reducen al 16 por ciento y se les crea el impuesto que cubre esa diferencia.

Por ejemplo, la telefonía celular seguirá con una tarifa del IVA equivalente al 20 por ciento: con un IVA del 16 por ciento y un impuesto al consumo que, según Cárdenas, no necesariamente será del 4 por ciento. “Este podría ser menor porque la base del impuesto al consumo no es el valor agregado, sino el valor total del servicio”, concluyó Cárdenas.

Fuente: Elcolombiano.com

Ventajas de ser miembro de RedePymes.com


Ser miembro de REDEPYMES.COM es práctico y sencillo. Los miembros de RedePyes.com reciben información permanente sobre proyectos, alianzas y leyes que afectan a las Pequeñas y Medianas Empresas. Adicionalmente obtienen descuentos en eventos realizados por Organizaciones o Asociaciones que trabajan por los sectores productivos de su interés. Además pueden usar el sello de REDEPYMES.COM en sus comunicaciones como una forma de respaldo a su nombre. El valor de la membresía es de sólo US$50 anuales. Si tiene dudas puede escribirnos a info@redepymes.com