Creció la oferta y se estancó la demanda hotelera

images
Se encendieron las alarmas luego de que Bogotá reportara la ocupación más baja en los últimos cinco años en hotelería. Mientras que la oferta crece un 15%, la demanda solo lo hace en un 6%. La diferencia, que presiona las tarifas a la baja, amenaza con extenderse a otras ciudades del país donde se inaugurarán unas 8.000 habitaciones.

Los tratados de libre comercio que se han consolidado y la jornada de vacaciones que se aproxima son los aspectos que por estos días sirven de consuelo a los empresarios del sector de la hotelería y el turismo, pues durante el primer trimestre de este año algunos destinos han estado de capa caída, como Bogotá, que registró la ocupación más baja en los últimos cinco años tras registrar 54,88%.

Este hecho, principalmente, encendió las alarmas, pues ha presionado una reducción en las tarifas de aproximadamente un 11%, lo que resulta preocupante ya que se han realizado inversiones por $300.000 millones en la capital del país. Recursos con los cuales se amplió la oferta en 6.000 nuevas habitaciones y se remodelaron otras 7.000.

En términos generales, el porcentaje de ocupación a marzo fue de 52,26%, inferior en 0,84% a lo reportado en el mismo periodo de 2012 (53,10%). Además de Bogotá, Santa Marta y Medellín también presentaron una baja considerable en sus porcentajes de ocupación durante el primer trimestre de 2013. Al tiempo que la tarifa promedio acumulada también cayó de $212.645 a $192.114. Las regiones que reportaron mayores caídas en sus precios fueron Antioquia, Bogotá, Magdalena y San Andrés, hasta en un 30%.

Por eso la Asociación Hotelera y Turística de Colombia (Cotelco) reconoció que hay un desequilibrio en el crecimiento del sector por no poder mantener el ritmo de oferta y demanda. Mientras que la primera está creciendo a tasas superiores al 15%, la segunda solo lo hace al 6%. Esto se debe básicamente a un auge que se ha venido dando en la construcción de hoteles, aprobó el Gobierno años atrás para incentivar el crecimiento del sector.

Además persiste el temor de que se repita en otras ciudades del país lo que está ocurriendo en Bogotá, pues se espera una ampliación de la oferta en aproximadamente 8.000 habitaciones, en los próximos tres años, en diferentes destinos nacionales donde actualmente se construyen proyectos hoteleros.

El crecimiento de la inversión hotelera ha significado un aumento del 30% en la capacidad instalada. Según datos del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, entre 2003 y 2012 se han construido 20.892 habitaciones nuevas y se han remodelado otras 17.843. Otra fuente de crecimiento provendrá de la construcción de infraestructura pública para el desarrollo del turismo. Para el presente año, por ejemplo, el Fondo de Promoción Turística financiará proyectos por $36.000 millones en diferentes regiones del país.

Pero eso no es todo. A través de franquicias se anuncian nuevas inversiones de marcas internacionales en Colombia. Por ejemplo, el Grupo GHL, que comprende las cadenas hoteleras Sheraton, FourPoints, Sonesta y Hilton Gartner, planea invertir en los próximos años en Bogotá y Barranquilla y tiene proyectos adicionales en Cartagena, Santa Marta y Montería. A su vez, la cadena Best Western anunció la construcción de 7 hoteles al 2014 en distintas regiones. En tanto que Hilton, Holiday Inn, Augusta y JW Marriot han señalado que continuarán ampliando sus inversiones en el país.

La informalidad
Otro hecho relevante que dio a conocer Cotelco, es que el segmento que está generando el mayor nivel de ocupación es el de turismo de salud y cultura, con el 57,25% a marzo. Luego viene el sector de convenciones con 52,04%, negocios con 52,43% y ocio que cayó al último lugar con 48,98%.

Pero una de las situaciones que también incomoda al sector es la informalidad. Según el presidente de Cotelco, Juan Leonardo Correa, de cada 100 habitaciones disponibles en el país, se estima que 35 son ilegales. Es decir, que no están registradas ni pagan impuestos. Cifra que puede incrementarse en temporadas altas, especialmente en zonas de mayor flujo de turistas como Santa Marta y Cartagena, aunque ciudades como Bogotá ya presentan cifras preocupantes.

Denuncia el dirigente gremial que los hoteles informales no pagan impuestos, no cuentan con seguros de riesgo, ni ofrecen seguro hotelero por lo cual el huésped se expone a situaciones peligrosas dentro de estos sitios. Y que asimismo, el hotel informal no tiene los mínimos estándares de calidad, no cuenta con Registro Nacional de Turismo y suele no tener al día el control sanitario, ni un adecuado control y preservación de alimentos. Esta situación está penalizada por la Ley de Turismo (1558 de Julio de 2012), que establece multas y responsabilidad directa.

Oportunidades:
• Campañas de turismo y promoción del país tras la consolidación de acuerdos comerciales y TLC.
• El incremento del turismo corporativo y cultural.
• La diversificación de oferta y apertura de mercados a través de misiones comerciales y programas en el extranjero.

Amenazas:
• La sobreoferta que podría extenderse a varios destinos importantes del país donde se construyen nuevos proyectos hoteleros.
• La informalidad en el sector que asciende a un 35%.
• La caída en la ocupación que se reportó en este primer trimestre del año.
• El incremento del IVA del 10% al 16%.

Fuente: MisionPyme.com

Nueve cosas que no sabía sobre la marca

43301_95213_1
La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) realizó un informe sobre una serie de temas que seguramente le han inquietado de la marca, pero no ha obtenido respuestas a sus dudas.

1- ¿Desde qué momento se tiene derecho sobre la marca?
Aunque existe un derecho de prioridad que se adquiere con la solicitud de registro, el derecho exclusivo sólo se adquiere con el registro y es a partir de ese momento en que se puede exigir a los terceros no usar la marca.

2- ¿Por qué es importante la fecha de presentación de la solicitud de registro de marca?
Las solicitudes de registro se rigen por el principio de primero en el tiempo primero en el derecho. En consecuencia, la fecha de presentación es requisito imprescindible para demostrar que existe una solicitud de registro en trámite y para activar el derecho prioritario al registro respecto de las marcas parecidas o iguales que se presenten con posterioridad.

3- ¿Al radicar la solicitud obtengo inmediatamente una fecha de presentación?
Si la solicitud contiene toda la información establecida en el artículo 140 de la Decisión 486, se obtiene automáticamente fecha de presentación y, por tanto de prioridad sobre la marca.

4- ¿Al obtener el registro de una marca en Colombia, se hace extensivo a otros países?
No, el registro de la marca está limitado al país en el cual se ha otorgado. Por lo tanto, las marcas registradas en el extranjero no se entienden registradas en el territorio colombiano ni las marcas colombianas se entienden registradas en el extranjero. No obstante, hay Convenios o Tratados Internacionales que establecen que se puede impedir el registro de una marca en un territorio si se parece o es idéntica a otra registrada en otro territorio.

5- ¿Por cuánto tiempo se protege?
Por 10 años renovables de manera indefinida.

6- ¿Puedo usar mi marca antes de registrarla?
Sí, pero el derecho exclusivo de impedir a los terceros usar una marca semejante o igual sólo se adquiere con el registro, de suerte que es recomendable registrarla y, de ser posible, antes de empezar a usarla.

7- ¿Qué signos pueden registrarse como marcas?
Aquellos signos que sean perceptibles por los sentidos, como las palabras, las imágenes, las formas de los productos y hasta los sonidos. Igualmente, la combinación de letras o números o colores con alguna de las formas anteriores. Lo importante, con independencia de la forma, es que se diferencie de los productos a identificar y de las marcas que ya están registradas o solicitadas.

8- ¿Qué tipos de marcas existen?
• Nominativas: consisten en la escritura de la expresión, frase o palabra que se utiliza para identificar el producto o servicio, sin ningún tipo de acompañamiento, caracterización ni tipo de letra.
• Figurativas: Consisten solo en la representación gráfica del signo sin incluir ningún tipo de expresiones, letras, palabras o frases.
• Mixtas:Son la unión de las dos anteriores. Contienen un elemento nominativo (letras, palabras, o frases) como uno figurativo (gráfica abstracta o una figura)
• Tridimensionales:El signo representa un cuerpo que ocupa las tres dimensiones del espacio (alto, ancho y profundo) y que puede ser perceptible por el sentido de la vista o por el del tacto, es decir, que posee volumen porque ocupa por sí mismo un espacio determinado.
• Sonoras:El signo a proteger consiste solo en el sonido correspondiente, que normalmente es expresado en notas musicales, pero puede ser representado de otra forma.
• Olfativas:El signo a proteger consiste en el olor del producto o servicio.
• De color: El signo a proteger consiste en un color delimitado por una forma o una combinación de colores.

9- ¿Cualquier signo que elija como marca da la misma protección en el comercio, o hay signos más fuertes que otros?
El alcance del derecho es el mismo independientemente del signo que se proteja

Fuente: Finanzaspersonales.com.co

Salario mínimo 2013 para Colombia

a6409c5965911aa5c90458a421ab3de8
El salario mínimo para el 2013 es de $589.500 según lo ha establecido el gobierno nacional mediante decreto 2738 de diciembre 28 de 2012. Este nuevo valor corresponde a un incremento del 4.02% con respecto al salario mínimo vigente para el 2012 que era de $566.700

Al artículo primero del referido decreto reza: “Fijar  a  partir  del  primero  (1°)  de  enero  de  2013,  como  Salario Mínimo  Legal  Mensual  para  los  trabajadores  de  los  sectores  urbano  y  rural,  la suma  de  QUINIENTOS  OCHENTA  Y  NUEVE  MIL  QUINIENTOS  PESOS ($589.500.00 m/cte) moneda corriente”.

El auxilio de transporte para el 2013 ha quedado en $70.500 según el decreto 2739 del 28 de diciembre de 2012.

La imagen corporativa para la microempresa

20130115-065651.jpg
Por: Eric Skoglund
La imagen en la actualidad es parte integral de nuestras vidas, se encuentra en todo lo que nos rodea, no solo en los ámbitos comerciales o de negocios, sino en cada estrato de nuestra existencia. En lo comercial los mensajes publicitarios nos bombardean continuamente a través de la gran cantidad de medios de comunicación que día a día se diversifican, usufructuando los avances en tencología.
Las micros y pequeñas empresas, antaño segregadas de toda práctica en el campo de la imagen, de un momento a otro, por causa de la globalización, se enfrentan a un panorama de competencia que ya no solo abarca los universos locales y regionales. Sin embargo, y a raíz de este repentino cambio, los dueños de microempresas han quedado a la deriva frente a un amplio abanico de proveedores y servicios de imagen que ciertamente son ajenos a su realidad cotidiana. Si bien muchos microempresarios comprenden que hoy en día el desarrollo de una identidad corporativa es esencial para la proyección posterior de una imagen determinada a sus cosumidores e inclusive al público en general, la realidad es que no existen servicios especializados para sus necesidades, que son distintas de las que puede tener una empresa de mayor alcance y dimensiones.
Es necesario entonces establecer una metodología adecuada para las microempresas, buscando con ello concientizar, tanto a los microempresarios de la importancia de desarrollar y gestionar adecuadamente la imagen en sus negocios, como a los especialistas para que podamos abordar los proyectos de este sector de forma más estratégica y eficiente. Desde luego que la tarea principal es adecuar la forma de intervención a este tipo de clientes, los cuales presentan cualidades y necesidades muy específicas a comparación de una empresa grande o incluso una mediana.
La intervención en la identidad de un sujeto empresarial, tiene como objeto la proyección consciente de una imagen a través de todos los recursos de comunicación con los que cuenta, pero también en los mensajes implícitos que transmite inconscientemente en sus actos y decisiones, y que por cierto muchas veces pesan más que aquellos que la empresa planea como tales. El ser institucional debe verse a sí mismo como una entidad integral de comunicación, que en el ejercicio cotidiano de sus facultades, actividades y responsabilidades suscritas a su giro u ocupación, lleva implícita una dimensión comunicacional que impacta necesaria e ineludiblemente tanto a los públicos internos como a los externos.
La imagen se moldea en los sujetos que perciben el ser insitucional; la identidad gráfica se convierte entonces en depositaria de la experiencia real del sujeto en cuestión. En ella se vierte la realidad operativa de la empresa, de modo que el sujeto liga permanentemente sus experiencias en la interacción con la empresa a su identidad gráfica, y cada vez que la contempla, a su mente vuelven los recuerdos vívidos de cada una de esas experiencias, sean afortunadas o desafortunadas por igual. Cuando los sujetos institucionales comprenden la importancia de la identidad visual, entienden también que la imagen no sucede solo en torno a un logo y sus diversas aplicaciones, sino que verdaderamente todo ello se liga a la otra cara de la imagen, que no es otra cosa que la propia realidad de la empresa o de la marca. La imagen no es solo una herramienta de la empresa, sino parte integral de su propia realidad cotidiana.
Desde luego la dimensión y el giro de la empresa son factores completamente ajenos al hecho mismo de la comunicación, por ello las Pymes1 no deben calificarse como marginales a esta dimensión de su realidad operativa. Es imprescindible insistir en que la imagen corporativa no es un hecho que se limite a la factura de un logo o un repertorio más o menos amplio de aplicaciones, pues en semejante concepción se deja de lado la verdadera dimensión integral que la comporta. Gestionarla no es tarea sencilla, requiere de una estrategia bien desarrollada y por supuesto, implementada y supervisada durante su misma aplicación. Pero ciertamente no porque la tarea se antoje complicada para el microempresario, se debe claudicar. México es una nación que está compuesta por más unidades microempresariales que por grandes empresas transnacionales. Estas microempresas cada vez con más frecuencia se integran a través de la red a un mercado global inmensamente competitivo, el cual demanda la implementación de estrategias de imagen y comunicación de primer mundo; y cuando digo «primer mundo» me refiero a empresas de otros países desarrollados que manejan cotidianamente programas integrales de imagen y comunicación, y que lo hacen allende de su giro, alcance y dimensiones. Es todo un desafío, pero es una realidad que ya no se puede ni se debe desestimar.
La evolución de los universos de la imagen, la comunicación, la publicidad y las relaciones públicas entre otros, son hechos que demandan una mayor calidad en los procesos por los cuales se desarrollan herramientas comunicacionales. Ya no se trata de ser hacer publicidad espectacular, por ejemplo, ni siquiera muchas veces se trata de ser el primero o el único en la mente del consumidor. Más bien de ocupar una posición bien diferenciada, de cubrir de forma precisa necesidades o deseos de un mercado específico. La imagen es la llave para sostener esa posición, la clave está en su correcta creación y su adecuada gestión. La microempresa es parte también del mercado y se desarrolla hombro a hombro en los universos comercial e industrial, tanto con otras microempresas como también con los grandes corporativos globales, compitiendo en tanto por sostener el posicionamiento en la mente del consumidor.